El campamento —cinco grandes carpas en las afueras del pueblo con colchonetas, unos baños, agua y unos cuantos ventiladores para el sofocante calor— lleva funcionando desde inicios de agosto como centro de expedición de documentos de tránsito a extranjeros.

Redacción Informante

Al sur de México, en un recóndito pueblo a más de 300 kilómetros de la frontera con Guatemala, opera un enorme campamento adonde miles de migrantes se preguntan cuál será su destino tras el reciente acuerdo para regular la llegada de venezolanos a Estados Unidos.

Cuando The Associated Press visitó San Pedro Tapanatepec —en el istmo y la parte más estrecha de México— en los primeros días de octubre, ya había allí unos siete mil migrantes. El lunes, según su Alcalde Humberto Parrazales, el número se había elevado a unos 14 mil, el 75 por ciento venezolanos. La AP no pudo confirmar independientemente esta cifra.

El campamento —cinco grandes carpas en las afueras del pueblo con colchonetas, unos baños, agua y unos cuantos ventiladores para el sofocante calor— lleva funcionando desde inicios de agosto como centro de expedición de documentos de tránsito a extranjeros. El Instituto Nacional de Migración (INM) lo montó para descongestionar la ciudad de Tapachula, puerta de entrada de la frontera sur.

Migrantes, en su mayoría de Venezuela, llegan a un campamento donde las autoridades mexicanas emitirán permisos para que puedan continuar su camino hacia el norte, en San Pedro Tapanatepec, Oaxaca. Foto: Marco Ugarte, AP.

Hasta la semana pasada, hombres, mujeres y niños esperaban ahí sus permisos durante tres o cuatro días y luego seguían hacia el norte. Ahora, la expedición de esos documentos se ha ralentizado, explicó el alcalde en conversación telefónica, coincidiendo con el anuncio del nuevo plan estadounidense que por un lado otorgará visas temporales para 24 mil venezolanos que entren a Estados Unidos vía aérea y que, por el otro, ya ha comenzado a expulsar de regreso a México a los que lleguen por tierra.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó la semana pasada a The Associated Press que preparaba con agencias de la ONU un programa para informar a los migrantes del nuevo programa, pero en San Pedro Tapanatepec el lunes cundía el desconcierto.

“No entiendo nada”, decía vía telefónica el venezolano Robinson Rodríguez. “Si se trancó todo [si se cerró la frontera] ya no deberían sacar ese permiso. Y uno les pregunta [a las autoridades] y ellos dicen que no saben pero lo siguen sacando”.

Rodríguez consiguió el documento de tránsito por siete días, pero tuvo que esperar en el pueblo para lograr conseguir dinero para el pasaje y ahora que ya lo tiene, el permiso está por caducar y no sabe qué hacer.

Migrantes, especialmente los venezolanos, enfrentan el nuevo desafío que supone la nueva política estadounidense para disuadir que crucen su frontera. Foto: Marco Ugarte, AP.

El lunes comenzó a llegar la primera información, según indicó el nicaragüense Luis Martinica que mostró a la AP vía Whatsapp un papel en el que se indicaba la página web donde los venezolanos pueden inscribirse al nuevo programa de visas estadounidenses. Pero la hoja estaba escrita de tal manera que a Martinica no le quedaba claro si también a él lo iban a retornar si llegaba a la frontera.

Por su parte, el Alcalde estaba preocupado porque cada vez tenía más problemas para garantizar la salud o la recogida de basura y también el abastecimiento de agua o electricidad porque los transformadores no daban abasto y ya hubo algunos cortes.

Sin embargo, Parrazales reconocía que el flujo de migrantes había dejado una derrama económica “brutal” y nunca vista, de uno 300 millones de pesos (15 millones de dólares) “en cambio de divisas, trámites bancarios, venta de lugares para dormir, de comida, medicamentos, insumos básicos, boletos de autobús, taxis… cobran hasta por cargar un celular”, señaló.

Ninguna organización civil estaba ofreciendo ahí sus servicios, como ha sido habitual en ocasiones similares y algunos migrantes incluso desconocían quién estaba a cargo del lugar.

La localidad de San Pedro Tapanatepec actúa como anfitrión inesperado de más de 10 mil migrantes acampados muy lejos de la frontera de Estados Unidos. Foto: Marco Ugarte, AP.

“No sabemos si esto es de la ONU, pero no nos informan como cuando llegamos a Panamá”, se quejaba hace unos días el peruano Bryan González.

Justo al sur de ese país, antes de cruzar la selva del Darién, fronteriza con Colombia, es donde se acumulan también en torno a 10 mil migrantes, según las autoridades de ese país.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo la semana pasada que el Gobierno ha dado más de 77 mil permisos de tránsito sólo a venezolanos este año. La mayoría fue en los últimos tres meses.

Estos ciudadanos, al igual que cubanos o nicaragüenses, son complicados de deportar tanto para México como para Estados Unidos y en los últimos meses cuando cruzaban y se entregaban a la Patrulla Fronteriza solían poder quedarse en territorio estadounidense para iniciar ahí sus trámites migratorios.

Las tiendas de campaña donde se alojan algunos venezolanos, en Necocli, Colombia, el lugar donde los migrantes toman lanchas para ir hasta Acandi, a las puertas de la selva del Darién, el 13 de octubre de 2022.
“El acuerdo migratorio que suscribe México para el tema de los venezolanos no detendrá la migración irregular o ilegal de venezolanos hacia el país vecino”. Foto: Fernando Vergara, AP

El INM no ha contestado a reiteradas solicitudes de la AP sobre la situación en San Pedro Tapanatepec, ni sobre cómo se gestionará a los migrantes que siguen en el campamento.

Ante la falta de claridad, proliferan los rumores y los ánimos se caldean. El domingo “por un desorden de muchachos de Venezuela que ofendieron a un policía” paralizaron la entrega de documentos, según explicó el nicaragüense Martinica.

“Hay mucho hermetismo”, afirmó el Alcalde. “Es una olla de presión la que estoy conteniendo aquí”.


Toda la información que necesitas la encuentras en nuestro canal de Telegram.

!Únete! https://t.me/informantemx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí