• Las mayores reservas de litio en el mundo se encuentran en América Latina, donde se concentra más de 60%

• México es el noveno país con mayores reservas de litio

Redacción Informante

En nuestra cotidianidad es cada vez frecuente la dependencia hacia la tecnología. Diversas herramientas tecnológicas que utilizamos –como los celulares, tabletas o computadoras– tienen en sus baterías o tarjetas madres, litio, un mineral cuyas características específicas –posee alta conductividad térmica y eléctrica– permite almacenar energía. Otras aplicaciones del litio están en los autos eléctricos o en la infraestructura de tecnología para energías renovables.

Sin embargo, el panorama de este mineral responde a una disputa geopolítica en el que las mayores reservas de litio en el mundo se encuentran en América Latina, pero China y Estados Unidos lideran las industrias tecnológicas que usan litio: automotriz, baterías y bélica.

El litio, un mineral estratégico

Perla Rodríguez, ingeniera geóloga del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y docente de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), explicó que el litio no es un mineral que se encuentre en la naturaleza de forma libre, sino que es un elemento de la tabla periódica (el tercero) y se encuentra en asociación o compuesto con otros minerales como lepidolitas y otros, que no son tan comunes.

La geóloga señaló que cuando el litio se encuentra con altas concentraciones, mayores a los del elemento asociado, es cuando se vuelve atractivo económicamente.

“Todas las rocas tienen alguna proporción de algún elemento, pero lo que los hace atractivos económicamente es su alta concentración. Hay muchas especificaciones del litio y tiene particularidades, en su comportamiento químico y físico, pero a grandes rasgos no se encuentra libre en la naturaleza y está asociado a otros minerales”, explicó.

Y es que el litio es un elemento que se encuentra escaso en la corteza terrestre: está presente en 65 partes por millón (ppm). Es un metal muy liviano y es un gran conductor de electricidad y calor, además tiene baja densidad –es la mitad que la del agua–.

También tiene otros usos industriales, en forma de estearato de litio, por ejemplo, se utiliza como espesante para grasas lubricantes.

Otros usos menores del litio se da en la cerámica, para formular ciertos esmaltes para porcelana; como aditivo, para alargar la vida y el rendimiento en acumuladores alcalinos, y en soldadura autógena (por combustión) y para latón. También sus sales se utilizan para hacer medicamentos antidepresivos.

¿Dónde encontramos litio? 

Sobre los contextos geológicos en donde se encuentra el litio, la geóloga destacó tres: “se encuentra en rocas pegmatitas, en salmueras (salares) o en sedimentos volcánicos”, aunque también destacó su presencia en los océanos.

Al hacer una revisión histórica, Asdrúbal Valencia (Revista Colombiana de Materiales, 2016) señala que el litio fue descubierto por Johan August Arfwedson, químico sueco, en 1817, quien lo individualizó con el nombre que lo conocemos para indicar que este elemento proviene de un mineral. Un año después, Humphry Davy y William Thomas Brande, ambos químicos británicos, consiguieron aislarlo mediante electrólisis del óxido de litio.

“Es un elemento clave para el desarrollo de la tecnología. En un principio estaba asociado a minerales que tenían otros fines, pero con el paso del tiempo y con las transformaciones tecnológicas, sus aplicaciones se han ampliado. Actualmente se utiliza en baterías, pero es importante considerar otros usos, por ejemplo, el bélico, principalmente en armamento de transportes no tripulados  (drones), censores, radares y visores nocturnos”, dijo Perla.

Según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos, el uso del litio en la producción de baterías eléctricas aumentó de 23% (2010) a 56% (2019) a nivel mundial.


México, el noveno país con reservas de litio

El Servicio Geológico de Estados Unidos estimó que México cuenta con 1.7 millones de toneladas de reservas mineras de litio. Esa cantidad lo ubica como el noveno país con la mayor cantidad de reservas de ese mineral. De acuerdo con el estudio de la dependencia estadounidense, Bolivia es el país con la mayor reserva de este mineral, con un total de 21 millones de toneladas.

Actualmente México, que no cuenta con un solo gramo de producción de litio, busca impulsar la inversión extranjera y privada para desarrollar el potencial de la materia prima.

Bacanora Lithium, en tanto, que encabeza el proyecto Sonora Lithium en México. Tiene contemplado comenzar los trabajos de construcción en sitio en el tercer trimestre del año.

Sonora Lithium, asimismo, se ubica en la localidad Bacadéhuachi, en la sierra alta de Sonora. Es considerado un hallazgo con reservas estimadas de 243 millones de toneladas de litio y proyecto estimado en 420 millones de dólares.

El litio es considerado el petróleo del futuro por su importancia para el desarrollo de pilar de larga autonomía empleadas para los autos eléctricos.

Recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que solicitó ayuda a Luis Arce, mandatario de Bolivia, para que ayudara a México a elaborar un plan y encontrar la mejor manera de explotar el litio que hay en suelo nacional.

Hace una semana, el senador de Morena Alejandro Armenta informó que México abandonó los planes para la nacionalización del litio. El legislador confirmó que ahora buscarán estimular los proyectos de inversionistas privados nacionales y extranjeros en el desarrollo del metal.

De acuerdo con la agencia estadunidense, los demás países que superan a México en cuanto a reservas de litio son: Argentina, 19.3 millones de toneladas; Chile, 9.6; Australia, 6.4; China, 5.1; Congo, 3; Canadá, 2.9 y Alemania, 2.7 millones de toneladas.

Fuente Once Noticias / Cluster Industrial


Toda la información que necesitas la encuentras en nuestro canal de Telegram.

!Únete! https://t.me/informantemx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí