Con son y fandango, concluye el Foro de Presentaciones Editoriales en Tlacotalpan

Tlacotalpan, Ver., 03 de febrero de 2018.- Con la presentación estelar de Los Cojolites, Son de Madera y Diapason, las actividades del Foro de Presentaciones Editoriales y Artísticas del Sotavento concluyeron ayer con un público que abarrotó el jardín de la Casa de Cultura y las Artes “Agustín Lara” de Tlacotalpan y disfrutó hasta el último minuto del fandango.

 

Organizado por el Instituto Veracruzano de la Cultura y la Secretaría de Cultura, las actividades del foro iniciarpn desde muy temprano con la proyección de los documentales Como el rio y las mariposas: la enseñanza del son en la baja cuenca del Papaloapan y Nosotros, oficios tradicionales de Tlacotalpan.

 

El primer documental Como el río y las mariposas: la enseñanza del son en la baja cuenca del Papaloapan donde se retrata la ardua labor del proyecto cultural y musical que la agrupación Leyendas del Son, ha realizado en torno al fomento de la música tradicional veracruzana en los municipios y comunidades cercanas a Cosamaloapan y a la ribera del río Papaloapan, donde la música del son jarocho y su máxima fiesta el fandango estaban en desuso entre los jóvenes.

 

A diez años de labor musical y comunitaria del grupo, se realiza este microdocumental, filme de Abraham Bosque, egresado de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma del Estado de México, con especialidad en comunicación y artes visuales.

 

Posteriormente se exhibió el documental Nosotros, oficios tradicionales de Tlacotalpan, video testimonial donde se aborda, a través de entrevistas, la actividad artesanal en la Perla del Papaloapan. Dicho proyecto forma parte de la Unidad Regional de Culturas Populares en la ciudad de Xalapa.

 

Realizado por Israel Espinosa Mandujano,  una producción de Anthar-EsMI: audio-video-comunicación y fotografía; Espinosa Mandujano ha sido realizador y productor de programas de Cine, Radio y Televisión, Director de Teatro y Promotor Cultural. Así como premio al Mejor guion de cine otorgado por la Asociación Nacional de Actores (ANDA) en el Concurso de Cine Experimental’77,

 

Este trabajo muestra, por un lado los oficios del lugar y por el otro, conocemos visualmente la pequeña ciudad, Patrimonio de la Humanidad, ubicada a las márgenes del rio Papaloapan.

 

Por la tarde, se presentó el material Sones y Décimas de mi Tierra, producción musical de manera independiente con la participación del decimista y versador Samuel Aguilera Vázquez, Evelin Acosta López y Eladio Acosta Palafox, quienes hicieron los comentarios a la obra.

 

El disco elaborado por Diapason, agrupación oaxaqueña, contiene la selección de algunos de los sones más tradicionales de nuestro folclor regional. El proyecto inicialmente se empezó a grabar en junio de 2012 bajo el cuidado del ingeniero Carlos Lara, el cual ha trabajado con ahínco, lejos de los sofisticados avances tecnológicos y en diciembre de 2017 sale a la luz, para tener su primera presentarse en el marco de las Fiestas Titulares de la Candelaria 2018.

 

Diapasón es un grupo familiar con 12 años en el medio, son investigadores permanentes de la música, el fandango, la indumentaria de hombres y mujeres del sotavento y el verso improvisado, y desde hace seis años promoviendo el son, han incluido este género del sotavento oaxaqueño en la tradicional Guelaguetza.

 

La jornada académica terminó con la presentación de la novela El gran Zacamandú de Honorio Robledo, y el Fonograma Rema Rema, del internacional grupo Los Cojolites, quienes junto con Son de Madera y Diapasón se presentaron en la última noche de música en el Foro Especial de Son Jarocho en el Patio de la Casa de Cultura de Tlacotalpan.

 

Honorio Robledo es promotor de la cultura Jarocha, ha publicado varios libros infantiles basados en la Tradición Oral del Sotavento.  Es compositor de sones Jarochos y fundó el Encuentro de Jaraneros de California, evento que se mantiene desde hace quince años. Organizó la corriente Realismo Tropical, propuesta estética sobre el fandango y sus mitológicas, expresadas por los pintores del Sotavento.

 

En su material Rema Rema, el grupo Los Cojolites recoge el trabajo musical de varios años, donde involucra nuevas composiciones y fusiones con otros ritmos como el reggae, y se incluye también a grandes intérpretes como es el caso de Natalia Lafourcade en el tema Nada es verdad, un son de la autoría de Noé González, director de la agrupación, misma que lleva más de dos décadas de arduo trabajo que le ha permitido ser nominados en dos ocasiones al Grammy Latino.

 

La noche de fandango terminó con la presentación estelar de Son de Madera, que realizó un homenaje a uno de los emblemáticos pilares del Son Jarocho en la región de los Tuxtlas, Don Carlos Escribano. Con Diapason de Loma Bonita Oaxaca y los Cojolites, se bajó el telón del foro artístico en la Casa de Cultura y las Artes “Agustín Lara” de Tlacotalpan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *