Estos son los problemas que enfrentan los pacientes COVID después de salir del hospital

Los pacientes COVID que regresaron a casa tras estar hospitalizados por fallas respiratorias graves derivadas de la COVID-19 están lidiando con problemas físicos, neurológicos, cognitivos y emocionales, indicó un artículo del The New York Times titulado Así es la recuperación para muchos de los sobrevivientes de la COVID-19.

Entre los problemas que enfrentan los pacientes COVID se encuentran cicatrices, lesiones o inflamación en los pulmones, el corazón, los riñones, el hígado u otros órganos que no han terminado de sanar, causando varios problemas como complicaciones urinarias y metabólicas, entre otros.

Zijian Chen, director médico del Centro para Cuidados Pos-COVID-19 del Sistema de Salud Monte Sinaí, comentó que el problema físico más importante que se veía en el centro era la dificultad para respirar.

“Algunos tienen una tos intermitente que no cesa y que dificulta la respiración”, mencionó. Otros pacientes COVID que estuvieron conectados a respiradores reportan dificultades para tragar o hablar alto, una consecuencia normalmente temporal de las lesiones o la inflamación que provoca el tubo respiratorio que pasa por las cuerdas vocales.

Muchos pacientes COVID sienten debilidad muscular después de estar acostados tanto tiempo en una cama de hospital, dijo Dale Needham, médico de cuidados intensivos en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

La debilidad o el daño en los nervios también puede reducir la fuerza muscular, afirmó. Además es muy común que los pacientes recuperados tengan estrés postraumático, pesadillas, depresión y ansiedad debido a que tienen recuerdos de lo que pasó, explicó Lauren Ferrante, médica de enfermedades pulmonares y cuidados intensivos en la Escuela de Medicina de Yale.

Según los expertos, los problemas emocionales pueden aumentar para los pacientes COVID debido a los días que pasaron hospitalizados sin visitas de familiares y amigos.

En el caso de muchas personas, los pulmones suelen recuperarse en cuestión de meses. Sin embargo, los expertos dicen que otros problemas pueden perdurar y algunas personas quizá nunca se recuperen del todo.

Los síntomas psicológicos y cognitivos también pueden persistir. En un estudio de pacientes tratados durante el brote del SRAS de 2003, otro tipo de coronavirus, descubrió que un año después muchos tenían “preocupantes niveles de depresión, ansiedad y síntomas postraumáticos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí